¿ESTÁS ALTA O ESTÁS BAJA?

Published by Francisca Arce on

Desde hace un tiempo a esta parte he tenido una idea rondando en mi cabeza, y es que no entiendo ¿por qué atribuyen mi estado anímico a mis glicemias?

Me parece que se debe considerar que existen personas de muy mal humor, tanto, así como personas de muy buen humor, independiente de su expediente médico. Por ejemplo, en mi familia, por el lado paterno, me atrevo a decir que tienen una línea directa de la genética con el mal humor, ante todo, el mal humor, pero por el lado materno, debo decir que reina el mejor ánimo y buen humor…Considero que soy más del lado materno en este rasgo 😊… Y cabe destacar que, por ambos lados de la familia, la única diabética soy yo, por lo que me considero bastante segura de que el buen o mal humor poco tiene que ver con la diabetes, sino más bien con otras cosas.

Pero ¿qué tiene la gente con relacionar mi estado de humor a mi glicemia? Si respondo de mala manera, el comentario inmediato que recibo es: Fran, ¿estás alta o estás baja? Me podría jactar de que mi condición crónica me exime de responsabilidad por los dichos ante mi mal humor, pero no, no es así, porque entonces ¿a qué le atribuyen el mal humor de quienes no tienen ninguna condición crónica excepcional?

Sinceramente, como una persona con bastantes años vividos ya, y buena parte de ellos con diabetes, me atrevo a decir que poco está relacionada una cosa con la otra, pero aún así, existe una excusa que a algunos los pueden ayudar a continuar con su hipótesis de que mal humor y diabetes están directamente relacionados:

  • La diabetes es intensa, y lo es las 24 horas del día, los 7 días de la semana y los 365 días del año, porque no existe posibilidad de desconexión o vacaciones, tal como lo hacen las personas normales ante el cansancio de su rutina, de su trabajo y de sus responsabilidades. La diabetes no da tregua, por lo que sí, claramente puede influir en el nivel de agotamiento de una persona, y para esto debemos buscar la forma de desconectar con alguna actividad, aunque sea por unos minutos al día, porque contribuye bastante en mejorar nuestro ánimo y humor. 
Categories: Uncategorized

0