CONSUMO DE ALCOHOL Y DIABETES

Published by Francisca Arce on

El alcohol y la diabetes: ¿se pueden mezclar? La respuesta es SÍ, puedes beber alcohol si tienes diabetes, pero antes debes informarte sobre cómo el alcohol puede afectar tu cuerpo y específicamente el control de tu azúcar en la sangre.

Alcohol + tu cuerpo

El hígado es la parte de tu cuerpo que almacena glucógeno (la forma almacenada de la glucosa). Por lo general, el trabajo de tu hígado consiste en convertir constantemente el glucógeno en glucosa, regulando tu nivel de glucosa en la sangre. Pero cuando bebes, tu hígado ve el alcohol y cambia de marcha para desintoxicar tu cuerpo de ese alcohol. Esto significa que tu hígado ya no está tan enfocado en liberar glucosa, lo que a su vez afecta tu manejo del azúcar en la sangre.

Hipoglicemia inducida por el alcohol cuando se tiene diabetes

Debido a que el alcohol disminuye la eficiencia de tu hígado para liberar glucosa, beberlo te pone en riesgo de que te dé una hipoglicemia inducida por el alcohol. La hipoglicemia, pasa cuando no tienes suficiente glucosa en el torrente sanguíneo, por lo que tu nivel de glucosa en la sangre estará peligrosamente bajo.

Una hipoglucemia puede ocurrir inmediatamente, o hasta 12 horas después de haber ingerido alcohol. Además, si te estás administrando insulina para la diabetes o si estás tomando medicamentos para la diabetes que estimulan la creación de insulina, tu insulina seguirá funcionando y disminuirá aún más tu nivel de azúcar en la sangre.

Si a esto le añades el hecho de que una hipoglicemia puede parecerse mucho a estar borracho: somnolencia, movimientos inestables, dificultad para hablar, etc. Una hipoglicemia grave puede provocar confusión mental, pérdida del conocimiento o convulsiones, que pueden ser extremadamente peligrosas para tu bienestar físico y la capacidad de tratarte a ti mismo.

La hiperglicemia relacionada con el alcohol cuando se tiene diabetes

Ya que el azúcar u otros carbohidratos con frecuencia son el vehículo que hace que el alcohol sea más apetecible, estos carbohidratos de digestión rápida se convertirán rápidamente en glucosa y entrarán en el torrente sanguíneo, elevando el azúcar en la sangre.

Ya sea que tengas diabetes tipo 1 o tipo 2, es importante contar tus carbohidratos y medir tu nivel de azúcar en la sangre mientras bebes.

Algunos efectos de un nivel alto de azúcar en la sangre son: sed, cansancio, necesidad de ir al baño con frecuencia, y en casos más graves, puedes desarrollar cetoacidosis diabética, por la que te dan náuseas o vómitos, confusión o coma.

Habla con tu médico

Pregúntale a tu médico si estás lo suficientemente sano como para beber alcohol. Especialmente si tomas otros medicamentos, es imprescindible que consultes a tu médico si puede consumir alcohol mientras los tomas. Si dependes de la insulina, es posible que tu médico quiera ajustarte la dosis recomendada mientras bebes. Asegúrate de ser honesto acerca de la cantidad de alcohol que bebes diariamente y siempre pídele a tu médico que te explique los efectos de tu medicamento si no los comprendes.

Los riesgos de beber

Siempre hay riesgos que acompañan al consumo de alcohol. Podrías experimentar alguno de los siguientes síntomas:

  • disminución de la conciencia
  • falta de coordinación
  • falta de control en tus facultades mentales, cambios de comportamiento
  • dificultad para hablar
  • fatiga
  • desnutrición

Riesgos prolongados o crónicos del consumo de alcohol:

  • daño al hígado, corazón y páncreas
  • encogimiento del lóbulo frontal
  • mayor riesgo de cáncer
  • Mayores riesgos de daño corporal si tienes diabetes:

Si tiene diabetes Tipo 1 o Tipo 2 y bebes alcohol, es posible que corras un mayor riesgo de sufrir complicaciones por la diabetes.

  • neuropatía: deterioro de los problemas nerviosos
  • aumento de triglicéridos: ácidos grasos que te ponen en riesgo de derrame cerebral
  • aumento de la presión sanguínea
  • retinopatía o daño a los ojos
  • daño hepático o cirrosis

Si tienes problemas frecuentes para controlar tus niveles de azúcar en la sangre, debes considerar si es seguro que bebas alcohol.

Lista de cotejo para beber con diabetes

Si bien se entiende que existen riesgos asociados con el consumo de alcohol si tienes diabetes, ¿hay alguna manera de beber si tienes diabetes? ¡Sí! Estos son algunos consejos sobre cómo beber de manera responsable:

  • Habla con tu médico. Pregúntale a tu médico cómo puedes beber mientras te mantienes en el lado seguro. Hablen sobre cualquier medicamento que estés tomando y si estás administrándote insulina, hablen sobre cómo debes modificar tus dosis mientras bebes; es posible que deseen reducir tu índice basal.
  • Habla con las personas que beban contigo sobre tu diabetes. ¡No bebas solo! Lleva una identificación de diabetes cuando salgas a beber y asegúrate de tener amigos que conozcan los riesgos de beber con diabetes. Enfatiza el hecho de que una hipoglicemia puede hacerte ver como si estuvieras borracho.
  •  No bebas alcohol con el estómago vacío. Come algo con carbohidratos de acción prolongada antes de salir a beber alcohol. Esto ayudará a prevenir una hipoglicemia inducida por el alcohol y también ayudará a tu cuerpo a procesar el alcohol de manera más efectiva.
  • Conoce el alcohol que tomas. Lleva un registro de cuánto bebes, el contenido de alcohol, el contenido de azúcar o carbohidratos.
  • ¡Mide, mide, mide tu glicemia! Antes de beber, mientras bebes, después de beber. Antes de ir a la cama y al despertar. El alcohol les hace cosas raras a tus niveles de glucosa en la sangre.
  • Ve preparado. Lleva tu kit para medir tu sangre, tabletas de glucosa, una merienda, etc.; y recuerda que el glucagón no ayudará si te da una hipoglicemia inducida por el alcohol: esta es la razón.

Francisca Arce Sánchez

Viviendo con Diabetes Tipo 1 hace 20 años

Categories: Uncategorized

0